ENTREVISTA A JOSÉ MANUEL LÓPEZ NICOLÁS

| Publicado por | Categorías: Actualidad, Entrevistas

José Manuel Nicolás es docente, investigador y divulgador científico a la misma vez. Nos cuenta como desde siempre ha ido poniendo sus pinitos en el mundo de la divulgación a población general ya que ha disfrutado de ello y de transmitir a la gente los avances en la ciencia, pero es desde hace 9 años cuando todavía se metió más en este campo, entre otros con su blog SCIENCIA y la publicación de 2 libros, en 2016 «Vamos a comprar mentiras´´ y en 2019 «Un científico a la compra´´. La divulgación para él desde siempre ha sido fundamental en la ciencia.

José Manuel Nicolás, Vicerrector de transferencia y divulgación científica, y catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad de Murcia

Hace ya tiempo que venimos siguiendo tu blog de Sciencia, así como tus numerosas publicaciones tanto científicas como divulgativas de cara a la población general y  también tus libros, porque nos parece una iniciativa estupenda para que la ciencia llegue a la gente de forma que sean capaces de entenderla e interpretarla, sobre todo en una actualidad en la que priman las «pseudociencias´´, bloggers y youtubers sin ninguna formación… Desde la SEDCA en el campo de la nutrición es un problema que vemos en el día a día.

“Yo creo que es fundamental la divulgación científica para la sociedad, pero también es fundamental para la ciencia y el científico ya que conseguimos trasladar nuestros conocimientos y avances a la opinión pública, que es la misma que luego nos puede ayudar cuando necesitemos su apoyo o su colaboración en distintas formas.

Actualmente es muy interesante que en la Universidad y en la investigación ha comenzado a valorarse la divulgación científica mediante lo que se llama el Sexenio de transferencia, ya que antes apenas era valorada esta área. “

¿Cómo fue el momento en que decidiste saltar a la divulgación científica a la población?

“Yo siempre he ido poniendo mis pinitos en la divulgación dentro de la investigación, pero realmente cuando empecé en serio fue hace 9 años. Realmente no me preocupaba que la gente que leyera más o me leyera menos, o no pensaba si a ver si iba a ser una pérdida de tiempo… Realmente lo hice porque me gustaba y me atraía. Si eres bueno, la gente ya llegará, llegarán lectores y seguidores, que se interesarán en tu área, siempre que transmitas con rigor científico ”

¿Consideras que es difícil transmitir información, por ejemplo, del área de la alimentación, a la gente de la calle?  Cuéntanos con qué obstáculos te encuentras en tu rutina dentro de este ámbito.

“No he encontrado problema en la divulgación en el ámbito de la alimentación porque es un tema que le interesa a todo el mundo. Si divulgásemos sobre física cuántica o temas más complejos podría ser diferente, pero la nutrición a todo el mundo le interesa. Todo el mundo busca cada vez más comer mejor y es consciente de su importancia. Todos necesitamos comer a diario y todos comemos todos los días y varias veces, todos tenemos una despensa con comida y abrimos la nevera a diario”.

Por otro lado, José Manuel Nicolás nos habla sobre la dificultad a la hora de divulgar que podemos encontrarnos debido a falta de calidad y rigor científico en la «pseudociencia´´ de blogeros sin formación, youtubers… con grandes intereses comerciales, económicos… que es algo que considera que hay que combatir con urgencia y que puede llegar a ser peligroso, por cultura y por ciencia, sino porque está en juego la salud de los lectores.

Ya con la publicación de tu libro «Vamos a comprar mentiras´´ de 2016, mostrabas a la gente la «caótica situación´´, como tú bien la llamas, dentro de la industria alimentaria de productos procesados de baja calidad nutricional, publicidad engañosa… que lleva a la población a no saber realmente qué comer al final. Posteriormente has sacado un nuevo libro «Un científico en el supermercado´´ que complementa al anterior.

¿Cuáles consideras que son los principales problemas que se encuentra la población a la hora de ir a comprar al supermercado y elegir sus productos? ¿Crees que cada vez hay más conciencia sobre la importancia de comer bien y no dejarse llevar por un marketing cuestionable?

José Manuel López considera que uno de los grandes problemas a la hora de ir a la compra es la publicidad confusa y engañosa que nos encontramos en los supermercados, haciendo especial hincapié en los «Productos SIN´´ y los «Productos CON´´.

«El mundo SIN basado en productos: sin conservantes, sin colorantes, sin aditivos, sin transgénicos… es un mercado que se basa en el medio que nos infunde y se aprovecha de que ese miedo vende. El marketing tiene claro que la población muy a menudo compra en base a los «por si acasos me hace algún daño me compro el SIN´´, y que son capaces de pagar mucho más caros esos productos por prevenir. Está injustificado pagar ese precio tan alto por el hecho de que lleven un SIN delante aprovechándose del miedo infundido en alimentación

Por otro lado, también tenemos el otro extremo que es el «Mundo CON´´ basado en añadir ingredientes, no quitar sino añadir ingredientes, que dicen que sirven para ayudar a diversas funciones como: mejorar el rendimiento físico, mejorar la salud cardiovascular o prevenir patologías, complementos que venden que sirven para mejorar y preservar la memoria… que son todo mentira, y no porque lo diga yo, sino porque ninguno está demostrado científicamente. Al final este mundo es un cachondeo donde hay lagunas y vacíos muy grandes que deberían enfrentarse mediante cambios en los Reglamentos actuales. Lo primero que habría que hacer es cambiar el Reglamento por un lado, y por otro, mediante la verdadera aplicación del Reglamento actual, que no siempre se cumple, ante la falta de sanciones para aquellos que no lo hacen.”

Respecto a nuestra pregunta sobre si realmente cree que hay más conciencia en la población de la importancia de alimentarse bien, así lo considera firmemente. «Cada vez hay más preocupación en el binomio alimento-salud, y de la incidencia de una buena nutrición en tu salud´´. Pero también considera que aunque la educación nutricional es importante, no solo vale con estar concienciado, sino que los mensajes no basados en el rigor científico a menudo llegan más lejos, como por ejemplo, programas de televisión en los que cualquier persona puede salir diciendo cualquier tontería relacionada con alimentación y triunfa. Los científicos y profesionales sanitarios podemos reírnos de algunas de esas afirmaciones, pero realmente tenemos que ser conscientes de que está llegando a mucha más gente y les hace mal.

Nos gusta el término «marketing pseudocientífico´´ que has puesto a toda la publicidad confusa y engañosa en productos alimentarios como enriquecidos, bebidas energéticas, productos que venden como «superalimentos´´… ¿Nos puedes dar unos cuantos ejemplos de los casos más llamativos que te has encontrado o en los que hayas profundizado? ¿Opinas que actualmente está suficientemente regulado todo el área de declaraciones nutricionales y saludables, publicidad… o que actualmente es fácil tomarnos el pelo?

“Hay muchos ejemplos al respecto. Podemos destacar que muchos siguen pensando que los lactobacilos como Lactobacillus Casei ayuda a mejorar nuestro sistema inmune (famoso por su contenido en Actimel); también que las bebidas energéticas realmente contribuyen al rendimiento físico ok mental cuando no es así; que complementos para la memoria que están a día de hoy en todas partes son efectivos de verdad… Nada tiene sustento científico, y no porque yo mismo lo diga, sino porque así se refleja la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), pero vuelvo a decir que igualmente falta actualización y cambios en el Reglamento serios, además de que se apliquen medidas para asegurar el cumplimiento de Reglamentos ya vigentes.

El problema reside en la inspección, porque la empresa puede decir que es un lote anterior y que por ello no está modificado el etiquetado, etc…, pero están obligados a cumplirlo, y si no hay una sanción, pues el cachondeo es igual. ”

Además, José Manuel nos comenta que la mayoría de las preguntas y cuestiones que llegan de público general no son tanto sobre si realmente sirve o no sirve un determinado producto como las bacterias Lactobacilos en los yogures; sino que el mayor porcentaje de preguntas van relacionadas al peligro de un alimento. La gente sigue creyendo que: los pesticidas son un gran riesgo para la salud, la carne lleva hormonas, hay tóxicos en todas partes… Como nos comentaba al principio, el negocio del miedo.

Dentro de tu libro planteas posibilidades en el futuro de la alimentación, y no hemos podido pasar por alto el tema del consumo de insectos, tan de moda en la actualidad, pero tan poco aceptado todavía por la mayoría de la gente. ¿Consideras que los insectos han llegado para entrar a nuestra alimentación o que quedarán en una moda pasajera? ¿Qué nos aportan nutricionalmente? A nivel medioambiental ¿qué les hace ser tan sostenibles y presentarse como fuentes proteicas de menor impacto ambiental que otras opciones animales?

“Los insectos llegan para quedarse, estoy firmemente convencido, pero van a tardar en formar parte del patrón de la dieta actual, aunque esto segurísimo de que van a llegar y asentarse. Son alimentos muy ricos en proteína y nutrientes, que deberían ser baratos (aunque actualmente son un producto gourmet muy caro), que además, tiene beneficios medioambientales ya que reducen el impacto al medio ambiente. Algo clave en este tema es la aceptación psicológica, ya que no vale que sean buenísimos, sino que deben aceptarse por la psicología de la población.”

Cuando comentamos que en general a la gente le producen cierta reticencia todavía y no son capaces de probarlo, José Manuel aclara que higiénicamente son iguales que cualquier otro alimento que podamos comprar, y son seguros en materia alimentaria, por lo que no hay que tener miedo en ese aspecto.

Además, desde la perspectiva medioambiental corrobora que la proteína animal (carne, pescado, lácteos, huevos…), e incluso la proteína vegetal cuyo impacto es menor, requieren más recursos del medio ambiente que la proteína procedente de insectos, además de óptima calidad nutricional.

Para concluir una pregunta clave que resume todo lo anterior, ¿Sabemos lo que comemos? ¿Qué crees que debería hacerse para que haya mayor transparencia y claridad a la hora de ir al supermercado?

“Hace falta mucha mucha más educación nutricional, pero también cambios en la Reglamentación y aplicación sobre todo de la misma, en la creación de nuevas leyes y Reglamentos al respecto. Con la educación considero que solo no se llega, por mucha educación nutricional y concienciación que haya.”

Además, cuando preguntamos a José Manuel sobre que cambios haría como ejemplo si ahora mismo tuviera el poder de modificar alguna ley, incluir alguna nueva… nos propone las siguientes, con las que estamos totalmente de acuerdo:

  • Prohibir las bebidas energéticas a menores de 18 años.
  • Subiría el impuesto a las bebidas azucaradas, pero un impuesto fuerte.
  • Bajaría el impuesto a alimentos saludables base de nuestra alimentación como la fruta, verduras y hortalizas.
  • Además, prohibiría que productos que son insanos publiciten o aleguen tener una composición nutricional interesante o algún beneficio para la salud, pese a que vayan enriquecidos en nutrientes… Destacando también la importancia de regular sto en eventos deportivos.

¡Muchas gracias por tu participación, ha sido un placer!

José Manuel Nicolás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *