Vitamina C

| Categorías: ,

Es una vitamina hidrosoluble también denominada ácido ascórbico que se encuentra fundamentalmente en frutas, verduras y hortalizas. Es una vitamina termolábil, es decir, con el calor se destruye, por lo que el consumo habitual de vegetales frescos y crudos contribuye a una mayor conservación de esta vitamina. Al calentar los alimentos por diferentes métodos de cocción destruiremos parte de esta vitamina, sobre todo si calentamos a temperaturas demasiado altas, un tiempo prolongado o recalentamos los alimentos varias veces. De hecho, es la más lábil de todas las vitaminas hidrosolubles.

Por otro lado, también es sensible a la luz y las radiaciones ultravioletas, al igual que a oxidarse en presencia del oxígeno del ambiente. Debemos conservar estos alimentos preferiblemente en lugares frescos, secos y oscuros, o donde no incida la luz natural de forma directa. Su conservación en refrigeración será mejor opción que a temperatura ambiente.

Igualmente se recomienda consumir los alimentos ricos en vitamina C crudos o utilizando técnicas de cocción menos intensas como al vapor durante 2-3 minutos, al microondas unos minutos….

Su carencia de todas maneras es muy extraña, pero de ser así desembocaría en escorbuto. La toxicidad por exceso también es complicada, ya que si consumimos por encima de nuestras necesidades, nuestro organismo tiene la capacidad de eliminar la que no necesitamos a través de los líquidos. Es importante su consumo diario ya que apenas podemos acumularla en el organismo en forma de reservas.

En situaciones de estrés, deportistas de alto nivel o situaciones como embarazo y lactancia, aumentan sus requerimientos, fácilmente de conseguir a través de la alimentación sin necesidad de recurrir a suplementos.

Funciones principales

• Esta vitamina es un potente antioxidante. • Síntesis de colágeno y cofactor de reacciones bioquímicas del organismo. • Ayuda a la absorción del hierro dietético cuando se consumen conjuntamente. • Desempeña una importante función en el sistema inmune...

¿Dónde está la vitamina C?

• Se encuentra fundamentalmente en frutas, verduras y hortalizas en general. Con un consumo adecuado de este grupo de alimentos se alcanzan y superan fácilmente los requerimientos diarios de vitamina C. • Destaca su aporte por los cítricos: naranja, mandarinas, pomelo... Y otras frutas como: kiwi, fresas, papaya, guayaba... • Verduras como: pimiento rojo, perejil, coles de Bruselas, brécol, berros, lombarda, repollo, canónigos o espinacas... también son una fuente destacable. • Con tan solo una naranja grande, dos mandarinas medianas, 7-8 fresas o 2 kiwis al día ya hemos alcanzado los requerimientos de vitamina C. No debemos tener miedo a excedernos en esta vitamina ya que su exceso no se acumularía en el organismo y no se conoce toxicidad mediante la alimentación convencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones recomendadas por la SEDCA

Cargando…