Hierro

| Categorías: ,
  • La mayor parte del hierro se encuentra formando la hemoglobina en sangre y la mioglobina (una proteína muscular). Tiene una función esencial en el transporte de oxígeno a todos los órganos y tejidos.
  • Mientras que la otra parte se acumula en depósitos en el organismo unido a ferritina. Se transporta unido a otra proteína denominada transferrina, ambas valoradas en toda analítica sanguínea, junto al Índice de saturación de la transferrina (capacidad de esta proteína de transportar el hierro).
  • Su déficit leve puede producir lo que se conocería como ferropenia, y es más agudo pasaría a ser: anemia ferropénica que a menudo cursa con sensación de fatiga, debilidad. Dolor de cabeza, sensación de sudoración fría en pies y manos… Suele ser necesario tratarlo con suplementos en forma de sulfato ferroso principalmente bajo prescripción médica durante varios meses.
  • La deficiencia de hierro es más común en mujeres en edad fértil, etapas como el embarazo, o deportistas profesionales «anemia del deportista´´.

Fuentes dietéticas:

El hierro lo podemos encontrar en dos formas en los alimentos: hierro hemo e hierro no hemo. El hierro hemo es el que encontramos en los alimentos de origen animal fundamentalmente, y su absorción y aprovechamiento es mayor que la del hierro no hemo, presente sobre todo en alimentos de origen vegetal. EL hierro hemo se absorbe en torno a un 15-35% del total ingerido, y el hierro no hemo entre un 1-20% (muy variable en función de múltiples factores). La mayor parte del hierro dietético que consumimos en general es procedente del hierro no hemo.

  • Hierro hemo: berberechos, chirlas, almejas, carne (sobre todo carne roja como de vacuno) principalmente.
  • Hierro no hemo: las legumbres son la principal fuente vegetal seguida de cereales integrales, frutos secos (pistachos) y algunas verduras como: acelgas, coles, espárragos…, aunque en el caso de las verduras, el hierro es menos aprovechable por el organismo.

¿Dónde está el hierro?

• Hierro hemo: berberechos, chirlas, almejas, carne (sobre todo carne roja como de vacuno) principalmente. • Hierro no hemo: las legumbres son la principal fuente vegetal seguida de cereales integrales, frutos secos (pistachos) y algunas verduras como: acelgas, coles, espárragos..., aunque en el caso de las verduras, el hierro es menos aprovechable por el organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones recomendadas por la SEDCA

Cargando…